Expo-cena en el Clásicos

Como nos viene sucediendo últimamente, la cena de anoche en el Clásicos tuvo una convocatoria importante con más de 30 comensales que fueron acercándose a la calle Alsina bien temprano, algunos incluso sospechamos que Luis hace acampe desde la noche anterior aunque declara estar allí sólo “unas horas” antes.

A medida que la velada fue transcurriendo el estacionamiento se fue poblando de las hermosas máquinas que, como dice el Presidente, generosamente los socios ofrecen para el disfrute de todos. También recibimos a nuevos amigos que se acercaron al Club y nuevos socios.

La noche venía cargada y, como se había prometido, estaría dedicada al Alfa 156 en su 20º aniversario. Por esa razón los visitantes eran recibidos con la imagen espectacular de uno de los mejores ejemplares en circulación en Argentina y en su versión más exclusiva oficialmente disponible en nuestro país: El inmaculado 156 V6 ‘Kit Sport’ de Luciano. La “berlina sempre giovane” merecía un instante de apreciación fuera del contexto urbano a diario más de uno se la cruza pero pocos se detienen a mirarla como en 1998, como lo que es, una joya del diseño moderno. Como complemento en las pantallas se pudieron apreciar imágenes con tests de la época tanto extranjeros como locales y algunas curiosidades.

Otro punto en la agenda de la noche era la entrega de premios del GP Europa que celebramos el pasado 2 de Septiembre en Roque Pérez. Los ganadores del día, Diego Marin a bordo de su Alfasud Ti 1700cc y Milton Marzoa con su Abarth 500 se alzaron con las victorias de sus categorías.

La sorpresa para los asistentes llegó luego de la confirmación por parte de Miguel de que la GTV propiedad de Chipi Brard, recreación de aquella con la que Jorge Maggi arrasó en el Turismo Nacional, aún permanecía en las instalaciones del Clásicos. Instantáneamente la maquina roja fue rodeada por todos, bajo la atenta mirada de los socios, estaban los que recordaban detalles del auto, los nostálgicos, los inspectores! Todos unánimemente reconociendo la tremenda labor realizada en este auto para revivir de alguna forma aquello que hasta hoy sólo veíamos en fotos. Todas las dudas y preguntas fueron amablemente contestadas por Rafa Balestrini que volvio a honrarnos con su presencia.

La frutillas del postre (unas exquisitas torrejas con helado de crema, en serio) fueron las dos excelentes berlinas ejecutivas que se posaban soberbias en el estacionamiento. Ambas 164, una V6 y otra 4 cilndros, habían protagonizado unos días antes un especial de Escala Clásica celebrando los 30 años del modelo. Los dos ejemplares, aportados por Julio Nipoti y Carlos Bajo, hicieron gala de su originalidad y terminaron por cerrar una noche ideal.

Como siempre la calidez del Club de Autos Clásicos y la amabilidad de su personal hace que estemos en nuestra segunda casa, algo de lo que estaremos infinitamente agradecidos!

por Francisco Yantorno

También puede interesarte...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *