El concept car de serie

La historia de “La Montreal”, ganadora del Concorso D’Eleganza e Design del VIII Raduno Italiano del Club Alfa Romeo, un ejemplar único empezando por su nombre.

Propiedad del socio y miembro actual de la Comisión Directiva, Miguel Beruto, y seleccionada por el jurado como el mejor emplar de elegancia y diseño presente en el parque cerrado de Cardales el pasado 5 de abril, “la Montreal” conocida ya por todos los alfistas del país nos cuenta su historia.

“En cuanto a mi Montreal la misma fue importada en el año 1975, último año de su fabricación, por el agregado aeronáutico militar de la embajada de Chile. Pasó por varias manos y yo la compre en 1989 a su señor italiano mayor que vivía en Olivos. Luego de numerosas visitas en compañía de mis hijos varones logramos convencerlo que me la vendiera. No estaba en funcionamiento, tenía el tanque de nafta sobre el asiento trasero y todo el tablero desarmado. Yo ya había consultado con el tradicional mecánico de los Alfas, Graciano Bellina, que la conocía y me la recomendaba. Tan pronto el dueño me dijo que sí, fui a buscar los dólares y con el Falcon y una soga la sacamos del garaje del subsuelo y la llevamos al taller de Bellina. En el país hay solamente dos. Ésta y la que era verde fluo original, cuando la tenía el Lory Barra y que ahora es gris. A mí y a mis hijos nos ha dado muchas satisfacciones. Ha participado en numerosos eventos, aquí y en Uruguay. El último importante fueron los 1000 Km de Buenos Aires que lo ganamos con ese auto.” Además Miguel aporta datos curiosos del modelo, nos cuenta que “cuando salió por primera vez a la venta valía lo mismo que una Ferrari Dino y más cara que un Jaguar  E type.” Y destaca la deportividad que mantiene intacta este Gran Turismo que “a pesar de su baja cilindrada (2.6 Lt) tiene 200 HP y su motor de block de aluminio es el mismo de la T33 que salió campeón del mundo en la categoría sport.”

UN POCO DE HISTORIA
Un ejemplo de Gran Turismo italiano clásico producido por una marca dedicada a la fabricación en serie. Una suerte de Fiat Dino, en otra palabra, nacida íntegramente en una casa de una sólida tradición deportiva y con un presente (por esa época) marcado por los triunfos en las competiciones deportivas mundiales. La historia de la Montreal, en realidad, se inicia poco después de la segunda mitad de los años 60. “La massima aspirazione raggiungibile da un uomo in fatto di automobili”, esa era la tarea encomendada a Alfa Romeo y Bertone por parte de los organizadores de la Exposición Universal de Montreal, que abriría sus puertas en 1967 para celebrar el primer centenario de Canadá. A cada nación se le encargó exhibir lo mejor de su arte, cultura, ciencia e industria; única casa automotriz invitada Alfa Romeo, que encargó a Bertone el desafío de vestir un chasis de Giulia 1600 GT dotado precisamente de ese motor. El carrocero, a través del lápiz de Marcello Gandini, realizó una carrocería de una personalidad, para la epoca, agresiva y cargada fuerza y equilibrio. El prototipo, bautizado Canguro, fue enviado a la exposición canadiense donde fue presentado al público. El suceso de ese automóvil fue notable asi como también los pedidos de que se produjera en serie, algo que sería interesante sobre todo para el mercado norteamericano. En Alfa Romeo no se negó que la vettura fuese pensada para la producción en serie, pero en ese caso era necesario dotarla de un motor más potente que el bialbero de 1600cc.
El mercado para los autos deportivos de categoría media-alta en los años 60 y 70 era bastante “colorido” y Alfa quería entrar en ese nicho de mercado convencida de los beneficios que un auto asi podía darle a la imagen de la marca. Para eso ya existía un propulsor adecuado, se debía domesticar el V8 de la 33 de competición, un motor que se había demostrado robusto y versátil (montado incluso en los McLaren y March de F1). La cilindrada se llevó a dos litros y medio, con una potencia de 200 CV Din a 6.500rpm y torque máximo de 27,5 Kgm a 4.750rpm. Para la caja de cambios fue seleccionada una ZF de 5 marchas. El motor, 8 cilindros en V a 90º, completamente realizado en aleación liviana, tenía una distribución a cadena que controlaba las dos válvulas por cilindro y los cuatro arboles de leva. La alimentación corría por cuenta de Spica que realizó una instalación de inyección y encendido electrónico a descarga capacitiva. La lubricación, típicamente deportiva, a carter seco y radiador de aceite. En cuanto al chasis, fue derivado del prototipo presentado en Canada por lo cual no distaba mucho del de la Giulia GT; la plataforma era casi idéntica, al igual que el esquema de suspensiones delanteras y traseras pero fueron modificadas adecuadamente con el uso de distintos materiales y cambios en algunos elementos. Constaba de 4 discos de freno autoventilados con doble circuito y servofreno. Al margen del aspecto estético, el fuerte de la Montreal era su motor.
Los dotes del grandioso 8 cilindros en V nacido de la competición se revelaban con facilidad mostrando una elasticidad increíble, que permitía viajar en quinta marcha a 1.500rpm sin ofrecer ninguna restricción cuando se le pedía toda su fortaleza. Con una velocidad máxima de 230km/h la Montreal no era lo más veloz del camino, pero si era fulminante en aceleración, llegando a los 180km/h en 23” y haciendo el kilómetro en 27,2”. Cifras apreciables incluso hoy. La Montreal fue inscripta en la lista de precios a fines de 1970 en 5.700.000 liras (similar a un Porsche 911S, el doble de una Lotus Europa y la mitad de una Ferrari Daytona) pero la primera entrega se hizo en 1971 (tal vez muy tarde para que tuviera exito comercial). El modelo de serie presentaba una pequeña diferencia respecto del presentado en Ginebra y los primeros vendidos, un gran spoiler delantero. Durante toda su producción la Montreal se mantiene intacta son cambios estéticos ni mecánicos, tampco en equipamiento (levanta cristales eléctricos, aire acondicionado eran opcionales difíciles de conseguir).
La Montreal es considerada por muchos como “el auto más exótico que Alfa haya producido”, tal vez por su historia particular de convertirse de concept car a auto de serie con apenas algunos cambios, tal vez por su baja y casi artesanal producción o simplemente por su estética única. No sorprende que un ejemplar haya sido subastado recientemente por u$s176,000 abandonando la categoría de “budget GT” en la que se situaba y alcanzando valores que la ubican en el rango de la Ferrari 308.

NUMEROS DE IDENTIFICACIÓN
Identificación de primera serie: 10.564 (chasis 1.425.101 a 1.428.860)
Identificación de segunda serie: 10.565 (chasis 1.440.101 a 1.440.350)

CIFRAS DE PRODUCCIÓN
1971: 668
1972: 2.377
1973: 302
1974: 205
1975: 323
1976: 23
1977: 27
Total producidos: 3.925 (200 con volante a la derecha)

GAMA DE COLORES
Blu Elettrico
Verde Intenso
Grigio Arancio
Rosso Oro
Verde Metallizzato
Marrone Metallizzato
Argento
Nero (a pedido)

MOTOR
DOHC V8
2593cc
200bhp @ 6500rpm
Torque 174 lb-ft @ 4750

EL CONCEPT CAR

La obra original de Marcello Gandini
La obra original de Marcello Gandini

La obra original de Marcello Gandini
La obra original de Marcello Gandini

LA GANADORA DEL CONCORSO 2014

Alfa Montreal
Alfa Montreal

Alfa Montreal
Alfa Montreal
Alfa Montreal
Alfa Montreal
Alfa Montreal
Alfa Montreal
Alfa Montreal
Alfa Montreal

por Francisco Yantorno

También puede interesarte...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *