LA ALFETTA CAMPEONA DE LA CLASE 3 DEL TN

Durante Autoclasica 2017, los visitantes del stand del Club Alfa pudieron apreciar la recreación de la histórica Alfetta campeona de Turismo Nacional, propiedad del Chippy Breard llevada adelante junto con el equipo original de aquella epopeya. Aquí el racconto de aquellas GTVs que hicieron historia.

En 1979 y tras su paso por Europa, donde fue campeón europeo de turismo Grupo 2 junto a Juan Pablo Zampa, conduciendo los Alfasud Sprint del equipo oficial Alfa Romeo SpA (Italia), con la preparación de Aulodelta (reparto corse Alfa Romeo), y con el auspicio de los cigarrillos 43/70, Eugenio Chippy Breard gestiono en Alfa Romeo el préstamo de una Alfetta GTV2000 Aulodelta grupo 4, para intervenir en el Rally mundial de 1979 (fecha en Argentina).
El auto en cuestión, había corrido el campeonato italiano de Rally con Mauro Pregliasco al volante en la temporada 1977, consiguiendo el titulo de Campeón Italiano aquel año.

Fue así que Autodelta SpA envió la Alfetta ulilizada por Pregliasco, un equipo de mecánicos italianos, mas una impresionante cantidad de repuestos y cubiertas. El auto arribó a Buenos Aires rosso Alfa, en vuelo directo de Alitalia, una semana antes de la largada.

El importador de Alfa Romeo para la Argentina era la firma Juventus, que automáticamente se sumo al patrocinio, y la conferencia de prensa fue encabezada por el entonces Presidente de la CDA del ACA, Don Norberto H.
Paoletti (gran apoyo y excelente entusiasta).

Como nota de color, es de resaltar las rosas rojas que le arrojaran al auto en la rampa de la largada.
En la primera etapa hicieron un excelente trabajo, ganando el tramo a Yapeyu. Corsa titulo “la sorpresa del rally”.

En la segunda etapa problemas con la transmisión los dejaron afuera de la competencia. El inconveniente se origino luego del transito por el barro de tierra colorada. que al enfriarse se convirtió en cerámica dejando sin registro de embrague al auto.

Pero habría revancha…
Fue en el segundo Rally Codasur Ultramovil YPF • 1980. también disputado en la provincia de Tucuman y con largada en Buenos Aires, que se corrió entre los días 19 y 24 de Julio de aquel año. La dupla fue nuevamente Breard – Zampa y llevaron el número 66, disputando la clase 6 del grupo 2.
En este rally el inconveniente mecánico que se sufrió fue en la alimentación de los carburadores: la mezcla estaba muy rica (gorda en términos tuercas) y para cambiar los valores de los gliceurs (chicleres) había que consultar a Italia por teléfono (ordenes de equipo). Las comunicaciones telefónicas durante esos añis en nuestro país no eran muy fluidas, por lo cual hubo largas demoras en el proceso. Uno de los males causados fue que se quemó la junta de tapa de cilindros, la que maravillosamente fue cambiada en 20 minutos. En ese entonces el tiempo de reparación, en el día de descanso, era de 40 minutos.

Finalmente el auto, en su configuración original corrió la tercera edición del Rally Codasur, la de 1981, con Chippy al volante y Omar Sutera como acompañante. Corrieron en la clase 2, grupo 7, con el número 75 en sus puertas. Fue la edición donde más lejos llegó la GTV, ya que claudicó en la ultima etapa. El inconveniente fue esta vez en la transmisión cardanica (motor delantero y caja/diferencial en el eje posterior). Es muy probable que el origen del inconveniente haya surgido del esfuerzo de tres rallies y el no haber reemplazado las crucetas del cardan.
Las bondades del auto notoriamente fueron su distribución de peso, la adaptabilidad de su suspensión, y la potencia de su planta propulsora.

Tras estas pruebas, y ser la publicidad oficial de Marlboro para la edición del Rally de Argentina de 1983, donde el auto no corrió, la GTV junto a una enorme cantidad de repuestos quedan a un costado en un galpón.

Jorge Maggi y la idea de correr en TN
La idea del armado de un equipo para la clase 3 del Turismo National lue de Jorge Maggi. Teniendo en cuenta que Chippy contaba con el auto de Alfa Romeo Italia y una enorme cantidad de repuestos que habían quedado de los rallies, como cajas de cambio, diferenciales, amortiguadores, frenos, una inmensa cantidad de llantas y cubiertas y conjuntos para hacer varios motores, la lógica según Jorge era armar el equipo con dos GTV.

Se solicito autorización a Italia y no les disgustó la idea.
Fue así que juntos decidieron comprar un segundo auto e incorporar a Rafael Balestrini para encarar la direction del equipo y la preparación técnica, mientras que Puchi Valles se hacia responsable del armado. Otros colaboradores se sumaron: Luis Colombo, Juan Luis Basombrio, y Enrique Caride entre otros, todos cumpliendo distintos roles.
Recordemos que Puchi había sido acompañante y mano derecha de Jorge durante largos años.
Jorge compró su auto, uno standard, a finales de 1984
Tras el verano del 84/85 se comienza a trabajar en ambas unidades. En el caso del auto de Maggi se partía de cero, en el de Chippy debía adecuarse lodo al reglamento del grupo A, ya que en origen la Alfetta alistada por Autodelta, tenia configuración de grupo 4 y para rally.

En el mes de Septiembre de 1985 se hacen en Buenos Aires las primeras pruebas, que fueron notablemente satisfactorias. ya que los autos giraban en el tiempo de la categoría.
Un tenia de la puesta a punto fueron las cubiertas: en Italia estos autos utilizaban neumaticos Pirelli de perfil 50 o 60, muy inferior a los que se utilizaban por ese entonces en Argentina, lo que sumado al mal coeficiente aerodinámico del auto, hizo que el equipo tuviera que trabajar y mucho en este sentido.
En la comparativa, el Renault 18 tenia mejor CX que la Alfetta, aunque cueste creerlo viendo ambos autos de perfil.
Algo que si ayudó, es la ubicación del conjunto caja – diferencial – frenos en el eje trasero; esto distribuía mejor los pesos y colaboraba en el equilibrio y tenida del auto.
El equipo hizo su debut en Bahia Blanca (1985). Los autos pesaban en ese entonces 1010 kilos, pero con el curso de las carreras llegaron a bajar los 950 kilos.

Una de las mayores virtudes de las Alfetta fue la confiabilidad: no se rompían. Esto habla a las claras del trabajo hecho en motores por Rafael Balestrini y en los chassis por Puchi Valles. Desde que las Alfetta de Anejo Doble-V irrumpieron en el Turismo Nacional dieron que hablar, y los motivos fueron varios.

Autos iguales, con idénticos sponsors y que conformaban un equipo, algo raro en aquellos dias; había una fuerte identidad. Trabajo constante en el taller entre carrera y carrera, listados de chequeos, rutina de trabajo y una voz cantante: la de Rafa.
Marlboro y Añejo Doble-V, con los autos rojinegros, inundaron los boxes con publicidad y promotoras, que vestían igual que el equipo. Puchi conserva aun la campera y gorra de aquellos años!
Ambos pilotos eran rápidos, muy parejos y tenían una importante experiencia; lo mismo ocurría por el lado de Rafael Balestrini, que para ese entonces ya era un muy renombrado preparador a nivel nacional.

Y finalmente los Alfa Romeo dieron que hablar, porque eran autos importados, de otra elite, y eso irritaba un poco al resto del parque. Pero aquí vale la aclaración: no hay duda alguna que si en vez de Alfa Romeo los autos hubieran sido Renault 18, el resultado hubiese sido exactamente el mismo, y gastando menos plata! (al menos el autor de estas lineas así lo entiende).
En definitiva. hubo un antes y un después, ya que el equipo profesionalizó la Clase 3, la hizo renovarse en su parque, en los pilotos que apostaron a correr en ella de ahí en mas, y en los sponsors, claro esta.

En cuanto a como se corría dentro del equipo, la clasificación tenia mucho que ver, ya que siempre se trató de respetar el orden de partida, y en los años que corrieron juntos, no hubo roces entre Chippy y Jorge, siempre se respetaron: se corría en pos del campeonato para el equipo.
De hecho, el primer torneo en vez de definirlo en carrera. Rafael Balestrini lo dirimió un viernes por la tarde en el autodromo, y ambos pilotos no solo estuvieron de acuerdo, sino que respetaron lo que aquel día habían acordado. Jorge fue unas décimas mas rápido en las 5 vueltas que Rafa les hizo hacer al circuito 5, uno que nunca habían utilizado. Esto a pesar de que Chippy hizo la vuelta mas rápida. Así fue que Jorge Maggi fue el campeón con el apoyo de Chippy, una fecha antes del final del torneo 1986.

El equipo corrió entre finales de 1985 y la ultima prueba de 1987 un total de 26 carreras. El equipo hizo 14 poles y 7 uno/dos. Chippy gano 6 carreras y Jorge 7; y vale recordar que Chippy no corrió la segunda mitad de la temporada 1987.
El juego de equipo y la superioridad fue notoria, no diría aplastante. Aunque así lo haya parecido. Los Renault 18 eran muy rápidos, eran muchos y había grandes pilotos: Oscar Alaux, Rodolfo Bergallo. Ricardo Costanzo, Eduardo Garcia Gomez. Horacio Valenti, Jorge Delgado y Fernando Adba, Tim Pairetti, por citar algunos.
El esfuerzo rindió sus frutos, y el equipo de las bellas GTV2000 rojinegras se llevó la corona en 1986 y 1987.

Tras los laureles, la Alfetta campeona italiana de Rally 1975, con los Codasur y tres años compitiendo en TN a cuestas, fue donada por Alfa Romeo Italia al museo Juan Manuel Fangio, donde descansa pintada de roja

El auto homenaje
En el añpo 2017, y en base a una insistente idea de Manuel Eliçabe, Chippy se decidió a rendirle un homenaje al auto, encarando la construcción de una replica.
El autor de estas líneas agrega que este auto que hoy vemos es un homenaje no solo al original, sino a Jorge Maggi, a Puchi Valles, a Rafael Balestrini, a Chippy mismo y a todos los que hicieron posible aquella gesta que le dio a Alfa Romeo otros dos galardones nacionales.
Una idea genial, y genial que se haya materializado.

Eslanislao M. lacona San Isidro, 6/9/2017

por Estanislao M. Iacona

También puede interesarte...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *