“La mejor época de mi vida”

Sería difícil encontrar un Alfista más auténtico que Giorgio Langella. Siguiendo los pasos de su padre, Giorgio fue a trabajar para Alfa Romeo a la temprana edad de 14 años. Ahora, ya retirado, Giorgio tiene el placer de compartir cuentos de su tiempo a Alfa Romeo a un compañero Alfista.
Un hombre encantador y acogedor, la voz de Giorgio y sus palabras adquieren una mezcla de orgullo y nostalgia cuando cuenta su historia.

Q: ¿Cuándo empezaste a trabajar en Alfa Romeo?
R:. El 16 de enero 1957 yo tenía 14 años [La fecha se sale de los labios de Giorgio sin perder el ritmo, como si hubiera quedado para siempre grabada en su memoria como un hito significativo].

Q: ¿Cuál fue su primer trabajo en ese momento?
R: Empecé como un electricista, luego me trasladé a la producción.

Q: ¿Qué otros trabajos has tenido allí?
R: También trabajé en Autodelta por un año como mecánico y electricista, y luego, en 1968, me acomodé en Alfa Romeo como uno de sus pilotos oficiales de prueba.

Q: ¿Cómo fue trabajar en Alfa Romeo y Autodelta en aquel entonces?
R: Había un gran respeto por aquellos que eran nuestros mayores, que habían estado allí durante algún tiempo. Eran considerados los Maestros. Podríamos ayudarles, pero antes de que pudiéramos poner nuestras manos en un motor, la transmisión, o cualquier otra parte, tuvimos que ganarnos su confianza. Y no fue fácil, sobre todo en Autodelta donde se enorgullecían de sus productos y examinaban cada pequeña intervención.
En ese momento, el jefe de Autodelta era Carlo Chiti, un tipo duro de verdad. Pero fue hermoso trabajo en esas condiciones, porque realmente aprendía.

Q: ¿Qué coches trabajó usted entonces?
R: Por esos años, trabajé en el Touring 2000 y el 2600 Touring en Alfa Romeo, y en Autodelta trabajé en el Tipo 33 Stradale y la GTA. Cada vez que una GTA corría terminaba en los tres primeros puestos.

Q: Después de Autodelta?
R: Volví a Alfa Romeo como piloto de pruebas. Cada coche que dejaba a la línea de montaje era probado en una pista interna, y los pilotos de pruebas informábamos de cualquier problema.

Q: Como piloto de pruebas, también pasó algún tiempo en el extranjero, ¿verdad?
A: Sí, hice un montón de pruebas en Finlandia en el frío, así como en los EE.UU..

Q: ¿Cuál fue su experiencia en los EE.UU.?
R: Entre 1988 y 1990 pasé un montón de tiempo en los EE.UU. para adaptar el Alfa Romeo 75 [también conocido como Milano en los EE.UU.] y el 164 para el mercado americano. Tenían diferentes regulaciones que en Europa, por lo que las modificaciones a la suspensión, los neumáticos, los convertidores catalíticos, y otros tuvieron que ser hechas. Y hemos tenido que probar en los ambientes fríos y calientes de los EE.UU..
Tengo que decir que desde el principio, siempre me hicieron sentir muy bienvenido por los estadounidenses, tal vez porque soy italiano y estaba conduciendo un Alfa!

Q: ¿Cómo fue la conducción en los EE.UU.?
R: Siempre que conducía en la vía pública en mi Alfa, alguien en un muscle car americano me retaba a una carrera. Yo siempre ganaba, por supuesto! Tenía que mantener la imagen de Alfa Romeo, después de todo.
Al final de cada carrera me pedían ver el Alfa de cerca. Estaban fascinados por el Alfa.

Q: ¿Cuál fue su favorito Alfa Romeo de todos los tiempos?
A: Mi favorito fue sin duda el Alfa Romeo 75 era el “driver’s car” perfecto. Con una distribución de peso 52/48 y un motor muy potente, se puede hacer que haga cualquier cosa que quisieras. Cuando la conduje por primera vez, los pilotos de prueba maestros me dijeron “este es un coche que se conduce por desde el asiento.” Porque el culo y su espalda actúan como una antena cuando conducen, y que recogen cada pequeño movimiento del coche. De hecho, el diseño del asiento del coche toma esto en consideración, además de la simple comodidad. Y habiendo probado tantos coches, te puedo decir que el Alfa Romeo ES30 Zagato y el 75 fueron prácticamente perfectos.

Q: ¿Cuál es tu recuerdo más dulce de trabajar en Alfa Romeo?
R: He estado retirado durante 19 años, y yo todavía sueño ser llamado a trabajar para ir a probar en el circuito de pruebas de Balocco. Ser un piloto de pruebas de Alfa fue el mejor momento de mi vida. Fue una muy prestigiosa carrera y no era para todo el mundo. Tuve el honor y la fortuna de poder de probar todos los prototipos y de ser capaz de desarrollarlos, era una cosa de verdadera excelencia.

El amor por ese trabajo sólo puede ser comparado con el amor que siento por mi esposa. Nunca va a terminar, y te juro que cada vez que hablo con mis ex-colegas, es un sentimiento que todos compartimos.

A menudo miro las fotos de la época e incluso escucho una grabación que tengo del motor de la 75 alrededor de la pista de pruebas de Balocco, y recuerdo cada momento único y cada sensación.

Créditos: Petrolicious.com

por Francisco Yantorno

También puede interesarte...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *