Habemus sede!

por Francisco Yantorno

Luego de largos años de espera el Club Alfa Romeo vuelve a tener una sede propia. Un lugar donde resguardar todo el acervo histórico, todos los recuerdos y donde honrar la memoria de sus socios ilustres, de sus presidentes destacados y sus fundadores.

El día de ayer culminó una larga búsqueda, y se cumplió un deseo que llevaba años sin ser satisfecho. Porque era inevitable sentir tristeza al ver que las imágenes y objetos que hacen a la historia de nuestra institución se fueran opacando con los años, porque sabemos que la memoria es una cualidad que debe ser ejercitada y el olvido no es una opción. Porque en el día de ayer donde uno mirara en las paredes atiborradas de fotografías añosas, de premios o reconocimientos, hay historia. Como una suerte de linea de tiempo desalineada es imposible que cada imagen no sea acompañada de una anécdota o de un relato que vale la pena escuchar.

Esta nueva Sede Administrativa tiene fundamentalmente el objetivo simbólico de emprender el camino de la puesta en valor de una institución ejemplar. Durante varias semanas integrantes de la Comisión Directiva y otros socios se dedicaron a recolectar los objetos que durante años se fueron diseminando por los hogares de quienes amablemente se ofrecieron como custodios de los bienes del Club al momento de su desmantelamiento.

El proceso de puesta en valor, aún no está culminado, y tampoco la ambientación de la nueva sede que con el tiempo iremos poniendo en forma, recuperando mobiliario, remplazando aquellas piezas que por los años ya no pueden seguir prestando servicio y realizando un correcto inventariado de todo el material que hemos recopilado.

La Comisión Directiva quiere agradecer a todos los Socios y, en consonancia con las palabras del brindis de inauguración, recordar que esta sede es un homenaje al Club, a su historia y a sus socios, y por supuesto al gran Andrea Vianini a quién honramos nombrando la Sede en su honor.

De la misma forma agradecemos la presencia de aquellos que acompañan al Club como Jorge Rizzuto y Guillermo D’Aguanno. También a los custodios forzosos del patrimonio del Club, Juan Ponzio, Eduardo Thonis, Enrique Escobar, Omar Estevez. Y a los socios que siguen aportando con objetos y piezas históricas vinculadas al universo de Alfa Romeo como las dos miniaturas de cascos de Alessando Nannini y Nicola Larini de DTM, aporte del ex Presidente del Club, Edgardo Petrizzo.

¡Larga vida al Club Alfa Romeo! Y bienvenidos a su nueva “Sede Administrativa Andrea Vianini“.

por Francisco Yantorno

También puede interesarte...

2 comments

Responder a CARLOS BARRÓN Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *