10 años sin Busso

El 3 de Enero de 2006 las comunidades de Alfa Romeo y Ferrari sufrieron una gran pérdida con la muerte de Giuseppe Busso. El gran ingeniero falleció a los 92 años de edad, en Arese, cerca de Milán. Busso fue uno de los ingenieros más importantes en la historia de las dos marcas italianas, y su innovación, la influencia y el genio se ha forjado en el lienzo de Alfa Romeo y Ferrari.
Giuseppe Busso nació en Turín en 1913, donde más tarde obtuvo su diploma en ingeniería industrial. En 1937,
después del servicio militar, Busso comenzó a trabajar como calculador en la técnica del departamento de motores aeronáuticos de Fiat (Ufficio Tecnico Motori Aviazione / UTMA) para después pasar a la oficina de la locomotora experimental técnica ferroviaria (Ufficio Tecnico Autoveicoli Ferroviari Sperimentali / UTAFS).
A principios de enero de 1939, Busso se trasladó a Alfa Romeo donde inmediatamente comenzó a trabajar en la oficina de proyectos especiales (Servizio Studi Speciali) creado por el diseñador español Wilfredo Ricart (que más tarde fundó Pegaso en su tierra natal). En particular, Busso desarrolló los motores de los coches de carreras y trabajó directamente bajo Ing. Orazio Satta Puliga. Aquí Busso trabajó como investigador, desarrollando teorías técnicas con la ayuda de Satta. Su trabajo llegó a enseñarse en el Politécnico de Turín, convirtiendo a Busso en un protagonista de la institución.


El ingeniero fue contratado por Enzo Ferrari como su primer director técnico en 1946. Este nuevo trabajo, que Busso comenzó el 10 de junio, fue organizado por el legendario ingeniero de Alfa Romeo Gioachino Colombo. En el momento Colombo trabajó como consultor para Enzo Ferrari durante el desarrollo de su primer coche, la Ferrari 125 Sport (el nombre indicaba la capacidad cúbica individual de cada uno de los 12 cilindros). En el diseño de este coche, Colombo había sido ayudado por Angelo (Lino) Nasi, el ex director técnico de vehículos industriales Alfa Romeo, que diseñó la caja de cambios de 5 velocidades de la Ferrari y el eje trasero rígido.
Ya en 1945 Colombo había reanudado el trabajo en Alfa Romeo, y había recomendado a Enzo Ferrari que debía contratar a Busso con el fin de supervisar el desarrollo del nuevo motor V12. Entre diciembre de 1945 y enero de 1946, los dibujos técnicos del proyecto 125 Sport fueron entregados a los fabricantes de componentes. Sin embargo,
a partir de entonces poco progreso se logró. A pesar de ello, Enzo Ferrari estaba seguro de que sus propios técnicos eran más que capaces de desarrollar el motor. Pero cuando Ferrari se dio cuenta de que este no era el caso, aceptó el consejo de Colombo y se reunió con Busso el 15 de mayo 1946 a arreglar las condiciones bajo las cuales se convertiría en su nuevo director técnico.
Después de un desacuerdo con Orazio Satta, Gioachino Colombo dejó Alfa Romeo en diciembre de 1947. Probablemente debido a los conflictos generados por las actividades a tiempo parcial entre el diseño de la Ferrari y el ‘Volpe’ (otro proyecto). Este movimiento dejó un puesto vacante para Busso, y vuelve al trabajo en Alfa Romeo en enero de 1948.
Busso se convirtió en responsable del departamento de diseño de componentes mecánicos, y desde luego estudió y planeó nuevos proyectos para todos los modelos de Alfa Romeo que se produjeron en Portello y más tarde en Arese. Esto comenzó con la 1900 y la Giulietta durante los años 40 y principios de los 50’s. Con la Giulietta, Busso introdujo un revolucionario motor con doble árbol de 1290cc con un amplio uso de aleación de aluminio, una idea muy avanzada en el momento. Este motor, precursor de todos los de 4 cilindros de Alfa Romeo posteriores, fue diseñado por Busso, de acuerdo con una filosofía de contención del peso que venía de su formación como diseñador de motores de aviación.
El trabajo de Busso culminó en el 1979 con el Alfa 6, que fue el primer producto de Alfa en hacer uso de una mecánica V6. Este modelo también representó el último buque insignia ejecutivo de Alfa Romeo que será construido por la empresa milanesa antes de Fiat tomara posesión de la empresa en 1986.

El Alfasud diseñado por Rudolf Hruska fue la única excepción al reinado de Busso como jefe ingeniero de Alfa Romeo, aunque este auto compacto fue sin duda un proyecto del gobierno instaurado por el INCA, la Industria Napoletana Costruzione Autoveicoli, una compañía independiente que siguió construyendo los vehículos boxer hasta que fue disuelto por el gobierno en el momento de la compra de Fiat.

A pesar de esto, Busso trabajó en los primeros prototipos de un pequeño coche de tracción delantera para Alfa Romeo. El primero de estos, Tipo 13-61, estuvo a punto de llegar a la producción en 1952. El babyAlfa llevaba un 2 cilindros de 750 cc transversal refrigerado por agua, que en efecto era un motor de Giulietta 1,300 partido a la mitad (en el momento, la Giulietta todavía estaba en la fase de desarrollo). Lamentablemente, el proyecto no se concretó debido a los costos de producción poco realistas, o como algunos creen, por un acuerdo de caballeros con Fiat de no interferencia con el mercado del otro. Un segundo intento en los años 60 terminó en el Tipo 103, que era una pequeña berlina de cuatro puertas con un 1000 cc y 4 cilindros transversal. Apuntado a ubicarse debajo de la Giulietta, el 103 tenía ruedas motrices delanteras y una caja de cambios de 4 velocidades. El motor era capaz de producir 52 CV a 5.500 rpm que resultaba en una velocidad máxima de 130 km/h. La carrocería de cuatro puertas era aparentemente muy amplia y anticipaba el diseño de la Gulia.

Durante sus treinta años de Alfa Romeo, Busso obtuvo muchos títulos: caposervizio en 1952, encargado en 1954, subdirector en 1966, director en 1969, vice-director general en 1972 y co-director general en 1973. Se retiró de Alfa Romeo en 1977. En la mente de los alfistas Busso será más recordado por los grandes clásicos: la 1900 (incluyendo el 1900 M ‘Matta’), la Giulietta, la Giulia, la Alfetta y por supuesto el motor 2.5 V6. Fue este motor formidable, y su evolución, lo que ha representado el alma del Alfa Romeo durante los últimos 25 años. Es, sin duda, reconocido como uno de los motores más respetados del automovilismo. Busso fue también responsable de las 6C 3000 CM, TZ, GTA y Tipo 33 de competición, los últimos modelos vieron la luz con la llegada del departamento de competición Autodelta.

Giuseppe Busso, pasó a la historia apenas 3 días luego del cese de producción de su glorioso V6 en las instalaciones de Arese. Los últimos Alfa Romeo que portaron la evolución de ese motor llevado a 3.2 lts. fueron el Alfa Gt y el Alfa 166.

Fuente: http://italiaspeed.com

por Francisco Yantorno

También puede interesarte...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *