Alfa Day 2022, una fiesta!

En 2014, cuando asumimos la conducción del Club después de una profunda pero -afortunadamente- breve crisis, sabíamos que se había llegado a una encrucijada: Podíamos optar por seguir sin recordar del todo la causa que lo hizo nacer o, en cambio, recordarla y tratar de trabajar mucho para conseguir aquel propósito. El AlfaDay, a través del tiempo, es un buen termómetro para medir lo que logramos hacer para progresar y lo que nos faltó, y las imágenes que pueden verse en nuestro sitio web lo ilustran de manera muy elocuente.

Una frase vista en la pared de una pub irlandesa decía: “No hay extraños aqui, solo amigos que aún no se encontraron”. El sábado en el VII AlfaDay 2022 no hubo ningún extraño. Hubo sí, algunos autos de esos que nunca-viste-en-tu-vida, porque nunca los dejaron salir, pero el sábado los dejaron salir y los trajeron a la ribera del Tigre. Más de 80 Alfas en exhibición -muchos de ellos rara avis- un parque prolijísimo y súper adecuado para acomodar los autos, toda la colaboración del mundo del Concejo Deliberante, una CD del Club que da orgullo integrar, un día increíble y muchísimas ganas de pasarla muy bien. Como dicen los uruguayos: Impecable!

Y hablando de la republica hermana, tuvimos visitantes de Uruguay, tripulaciones de Rosario, Santa Fe y Córdoba, que madrugaron, tomaron Ferrys, recorrieron cientos de kilometros para no perderse un evento de esta magnitud y para agregar color y variedad a la expo. A ellos gracias!

Hubo de todo y para todos los gustos, hasta una Giulietta SS al lado de una Giulia SS (una foto, probablemente irrepetible), dos Montreal juntas (las únicas dos funcionantes, de 5 en existencia en el pais), pero hubo también Spiders 105 de todos los años que se orgsanizaron bajo la premisa “Una tradizione italiana”, Giulias sedan y “Bertone” celebrando el aniversario de la berlina modelada por el viento, una 2600 diseño Giugiaro divina, Alfettas, Alfasud, 33, 75, 90, 164, 155, 916 GTV y Spider, 145, 146, 156, 147 GTA, GT, Brera y Spider, 159, Giuliettas, Giulia y Stelvio de la nueva era incluida la imponente Stelvio QV, autos que son verdaderos ejemplos del afecto que alguien es capaz de poner en mantenerlos en estado de exposición. Y eso sin olvidar las Stelvios, Giulias, 8C y 4C que le volaron la cabeza a más de uno, y me incluyo. Hay que agacharse y escuchar cómo ronronea el cuatro en linea de la 4C, o el rugido feroz del V8 de la 8C cortesía de Centro Milano, ¡un león liberado de su jaula! Y charlas y charlas y más charlas, y la delicia de los vermuts de Carpano, el catering generosísimo del HCD de Tigre, la organización fluída y sin fallas. Todo acompañado de los vinos de primera categoría cortesía de Bodega La Rural y Trumpeter, para cerrar un servicio de calidad excepcional. ¡Una verdadera fiesta! No nos queríamos ir.

Lo que ocurrió el sábado pasado en Tigre es una muestra de la salud actual del Club y de lo que somos capaces de hacer, pero sin llamarse a engaño, porque no se trata de la capacidad de nuestra Comisión Directiva, aquí estamos hablando de la capacidad de todos y cada uno de nuestros socios y amigos y los amigos de nuestros amigos. Tenemos un Club que es enorme en afecto, inmenso en generosidad y capaz de expresarse como lo hizo el sábado.

Al Honorable Consejo Deliberante de Tigre, a Centro Milano, a Carpano, a los socios, a los amigos, a todos: ¡Mil Gracias!

Fotos de Miguel Tillous y FotoLandler

por Fredy Yantorno

También puede interesarte...

Deja un comentario